martes, 11 de marzo de 2014

Armarios a mí...

Me toca el coño no con las 2 manos, si no con 17 lo del armario, me da un asco superior, y cada vez que alguien descubre que eres lesbiana es casi lo primero que te preguntan, casi, lo primero suele ser saber cuanto morbo puede sacarte gratuitamente, ¿y has salido del armario? ¿ y hace cuanto has salido del armario? Cada vez que tengo que escuchar algo por el estilo me dan ganas de entrar en la primera casa que vea, arrancar la puerta del primer armario y darle con ella en la boca hasta que me harte. Y luego preguntarle si se ha sacado ya las astillas de la puerta del armario de la garganta.

Y aquí estamos, en tiempos en los que ser lesbiana y renegar de ciertos términos parece casi un ataque lesbófobo, porque me lo han llegado a decir, "tienes que tener cuidado con lo que dices, ¿tú eres lesbiana? ¿con las cosas que dices? así te irá" "muy buena lesbiana no es que seas". Nunca he querido ser BUENA a secas, en nada, así que imagínate ser una buena lesbiana, sobre todo lo que implicará para "seres" como tú ser una buena lesbiana. Podéis comerme el coño, queridas, que pese a nuestras diferencias es lo único que nos une.

Porque para estas señoritas (voy a ser educada, ya tendré tiempo de ir encendiéndome) "salir del armario" es el mayor acto de rebeldía y revolucionario de sus jodidas vidas, como si ya estuviese todo hecho, ya no queda nada más por hacer, ya lo has hecho todo, ya no hay nada más por lo que luchar y pelear a lo largo de tu vida.
Con esas consignas que se dicen unas a otras una y otra vez de que las personas homosexuales no tiene que luchar ni pelear por nada, es la sociedad la que las tiene que aceptar y punto, "nosotrxs" no tenemos nada que hacer más que vivir nuestra propia vida sin importar los demás, JÁ.
La sociedad debe aceptarlo, pero si no haces NADA por que sea así no va a pasar, es tan simple como eso, si te quedas en tu puta casa viendo la vida pasar sin mover un jodido dedo porque ya has hecho tu "revolución" declarando tu homosexualidad (no pienso seguir hablando de armarios) olvídate de tu mundo rosa en el que no hay que hacer nada. Posiblemente tú, que dices eso vivas en una felicidad brillante y constante en el que todo es precioso, pero mientras tú no lo ves ni lo vives, otras personas se dejan la piel, la cabeza, los cojones y los ovarios, por ti.
Porque puedas seguir en tu mundo de mentira, de L Word, de conversaciones estúpidas con mami sobre la que te vuelve loca y todas esas mierdas edulcoradas en las que no hay que mover un jodido dedo, pero a mí no te atrevas a darme lecciones sobre lo que es y lo que implica la homosexualidad en el día a día, porque no te va a gustar lo que va a pasar.
A la próxima persona que me diga que una persona homosexual no tiene que seguir luchando por nada pienso cruzarle la cara.
Afirmar serlo implica más que contárselo a tu familia, a tus amigas, ir por la calle de la mano con una persona de tu mismo sexo o actos sexuales de otra dimensión, cuando afirmas serlo adquieres una responsabilidad contigo mismx y sobre todo con tus hermanxs, cuando alguien es humilladx por serlo y tú te cruzas de brazos diciendo que no queda nada por lo que pelear eres tan responsable de esa humillación como los autores.

Yo he sido insultada y humillada en la calle por serlo, he sido escupida en la cara por lo que soy, me he pegado a puñetazos y he sangrado por las humillaciones sufridas por mi pareja, y jamás voy a arrepentirme de ello ni lo voy a esconder, y lo seguiré haciendo hasta el día en el que la homosexualidad no suponga ningún tipo de dolor para ninguna persona homosexual. Así que me paso vuestro buenrollismo de "yo vivo mi vida y los demás que vivan la suya" por el coño.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Verguenza deberia darte escribir eso y sobre todo pensar asi puta.
Lo ke tienes ke hacer es dejar a al gente vivir como le de la gana.si te han pegado o escupido algo harias.

andres cordova dijo...

Tu ni caso a este gilipollas que no sabe ni escribir :)